Te invitamos a visitar nuestro nuevo sitio inicia sesión.


Notice: Undefined property: mysql_conexion::$error in /home1/omp2016/public_html/_inidefault.php on line 14

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Número de términos: 1956

Teoría del órgano

Derecho administrativo


Doctrina


Conforme a la original teoría del órgano, formulada por Gierke, desde una perspectiva organicista, los servidores del Estado no deben ser considerados como representantes o personas ajenas al mismo, habida cuenta que se insertan en el ente estatal como una de sus partes integrantes, es decir como órganos del Estado; de ahí que el servidor público no sea un representante que quiere para la administración pública, sino que quiere por ella, dado que es parte de ella y forma con ella una misma persona, a la que aporta su voluntad psicológica.

[…]

Empero, la idea predominante en la doctrina, en el concepto de órgano incluye tanto el conjunto de competencias y facultades, como la persona o personas físicas a quienes corresponde ejercerlas, a lo que algunos añaden el sentido institucional; en este último caso se ubica Guido Zanobini, quien señala: "De esta manera forman parte del órgano las personas físicas que son sus titulares sucesivos, el conjunto de sus competencias, el material de trabajo que necesita su actividad, los actos y documentos en los que aquélla se exterioriza. Todo esto, debidamente organizado, constituye una unidad jurídica, o sea una institución".

En mi opinión, el órgano del Estado es un complejo de compe¬tencias, atribuciones, facultades, derechos, prerrogativas, deberes y obligaciones, cuyo desempeño, ejercicio o cumplimiento debe realizarse por medio de persona física: el titular del órgano, que hoy es una persona física, y mañana puede ser otra distinta, dado el carácter temporal o pasajero de la titularidad, por lo que, el órgano es sustancia: hoy y mañana tiene competencias, atribuciones, derechos, prerrogativas, deberes y obligaciones que desempeñar, ejercer o cumplir; en tanto que el titular es accidente, porque quien hoy tiene ese carácter, mañana puede carecer de él, al haber sido sustitui¬do por otra persona física en la titularidad. Lo anterior no predica la inmutabilidad del órgano, habida cuenta la posibilidad permanente de modificar cualquiera de los aspectos de su complejidad.

El Estado, como toda persona jurídica puede tener -y de hecho tiene- varios órganos, mas éstos carecen de personalidad; en el Estado absolutista sólo había un órgano: el rey; en cambio, en el Estado de derecho debe haber varios órganos, un Estado sin órganos es imposible porque no podría actuar, como tampoco puede actuar un órgano sin titular, aunque sea interino.




Autor(es): Jorge Fernández Ruiz

Libro
Derecho administrativo y administración pública


Autor(es)
autor
Jorge Fernández Ruiz
Editorial: Porrúa
Numero de Edicion: 4
Fecha de Publicacion: 2006
Lugar de Publicacion: México
Numero total de Paginas: 652
ISBN: 978-607-09-0721-0
Reseña

Pagina(s): 235-238




Twitter

@dic_juridico@dic_juridico

Integrate a nuestro equipo

Próximamente...

Contacto

oscarmontoya(a)msn.com